“No podemos tener 12 millones de pobres en el país y tener en el patio bajo tierra un cofre con monedas de oro y no sacarlo por cuestiones filosóficas”

El presidente de la Cámara de Servicios Mineros de Mendoza (CASEMMZA), Carlos Ferrer, conversó con “Hijos del Rigor”, en Vibra FM (100.3), tras un duro cruce en la Legislatura provincial con el senador por Protectora, Marcelo Romano, cuando se discutían las modificaciones a la Ley 7722 que restringe la minería en Mendoza. “Lo menos importante fue el episodio con Romano, lo importante fue lo que pasó en la reunión en sí y en la incidencia que esa reunión puede tener para los sanrafaelinos que tienen varias “minas de oro” que en realidad no son de oro sino que es uranio entre otra cosas, que pueden generar una riqueza y un despegue impresionante para el departamento de San Rafael”, señaló Ferrer.
Explicó que “los distintos sectores manifestaron técnicamente los números que genera la minería. En mi caso personal valoricé jurídicamente estos dos proyectos que se han unificado y del que puede salir un proyecto superador desde el punto de jurídico porque prevé controles que la Ley 7722 no mencionaba, seguros ambientales que la ley ni menciona, controles posteriores a la iniciación de los proyectos, afectación directa de parte de las regalías a fines específicos, además de las regalías afectación de tasas para impermeabilizar los canales y mejorar la red de riego, controles no solo estatales, que la ley no contempla”.
Al ser consultado por el daño que se produciría al utilizar cianuro y que el agua ya no puede ser devuelta a su medio natural, Ferrer señaló que “hay nuevas técnicas en minería en el mundo. Esto permite que un país como Chile tenga 3.000 proyectos mineros andando y exporte 80.000 millones al año en minerales. La ley es buena porque permite que cada departamento pueda desarrollar la industria que tiene y que sean complementarias, creo que ha llegado un término medio real y es la forma de salir de la pobreza en la que está sumergida esta provincia desde hace 30 años”. Además afirmó que “hay que tener una mirada distinta para ver de qué manera se pude hacer. Hay que controlar, exigir a las mineras las tecnologías que hay en otros países. En San Juan los controles y auditorías que se realizaron fueron hechas por Naciones Unidas que audita 170 proyectos de con impacto ambiental en el mundo y estableció conclusiones técnicas y eso nos permitió conocer que por ejemplo San Juan utiliza en 5 proyectos mineros funcionando el 0,9% del agua potable disponible, y las demás industrias utilizan el 90% del recurso hídrico disponible”.
Comentó que el gobierno provincial abrió debates importantes en torno al tema, que se desarrollaron durante ocho meses en la UNCuyo y que aunque se invitó en reiteradas oportunidades y se pidió que asistieran, un sector que son quienes se oponen a la minería no concurrió, ni aportó los fundamentos técnicos de su posición. Para concluir dijo que “no hay dudas que la gente la está pasando mal, no hay mayor contaminación que la pobreza, no podemos tener 12.000.000 de pobres en el país y tener en el patio de nuestra casa bajo tierra un cofre con monedas de oro y no sacarlo por cuestiones filosóficas”.