Osorio prendió el ventilador, comprometió a otros dos policías y su padre

Jonathan Osorio el policía de Compañía Motorizada que está preso sospechado de haber liberado zonas para que la banda del Timón Sosa cometa delitos a viviendas y asaltos a mano armada se presentó la semana pasada en la Fiscalía y pidió declarar como arrepentido en la causa. 
El hombre negó haber participado del asalto ocurrido en calle Ortubia, que disparó esta investigación que busca esclarecer muchos robos sobre todo en la zona de Las Paredes. 
En su declaración, Osorio desmintió a Lucas Martínez, quien es el único que no está en prisión preventiva ya que no fue reconocido por la víctima, como uno de los delincuentes que estuvo en el asalto.
Lo que si admitió Osorio, es haber comprado a Timón sosa artefactos y elementos que serían robados, entre ellos, el aire acondicionado que se instaló luego en una de las oficinas de Cuerpos Especiales. 

En la continuidad de su declaración, el policía dijo que junto a su compañero Carlos Rosales fueron a buscar dos aires acondicionados que "el Timón dejó en un descampado". Esto lo hicieron en un móvil policial y según Osorio, el desplazamiento fue autorizado por el jefe de servicio en turno. 
Uno de los equipos de aire acondicionado, lo llevaron hasta Cuerpos Especiales y el otro se lo dejaron en la casa de la mamá de Sosa. Osorio dejó en claro en su declaración, que los mismos fueron producto de un posible robo a una propiedad.
Justificó su relación Sosa al que dijo "conocer desde chico" y aseveró que "este hombre le ofreció venderle televisores y otros elementos entre ellos un televisor" a su padre de Osorio, quien es policía retirado. 
Confirmó que "los ofrecimientos eran continuos a mi y a mi padre que finalmente le compró un televisor".También comprometió a dos policías más que también le habrían comprado a Sosa objetos de dudosa procedencia entre ellos un televisor y una motoguadaña".
En ese marco uno de los policías que involucró Osorio ya hizo una presentación en la Policía donde admitió el ofrecimiento pero desmintió haberlo comprado"
Lo cierto es que por ahora hay 6 policías sospechados de ser encubridores por comprar objetos robados, uno es Osorio que está preso, otro Rosales que fue puesto en pasiva, a otros dos se les dio el traslado pero presentaron licencias por enfermedad y ahora otros dos efectivos que Osorio denunció en su declaración. 
Además estarían involucrados como encubridores el papá de Osorio y su esposa, que conocería todos estos movimientos. El padre de Osorio está jubilado y de comprobarse que compró elementos robados podría perder el salario hasta que cumpla 65 años cuando se renovaría por Ley.
En este escenario, el policía detenido en la Penitenciaria denunció haber recibido amenazas de Sosa y Peralta Godoy, los otros dos aprehendidos que participaron de varios robos. 
También en la declaración el fiscal le preguntó por numerosas fotos que tenía Osorio en su celular y que se sospechan son elementos que fueron robados en diversos hechos contra la propiedad. El hombre intentó justificar cada una de las fotos y en otras dijo no acordarse . 
Quedó claro o al menos hay sospechas que Osorio y su papá mantenían un diálogo fluido con Sosa, que sería quien le ofrecía la venta de electrodomésticos varios, a muy bajo precio. Además ambos sugerían la compra a otros amigos, entre ellos a policías. 
La estrategia de la defensa de Osorio busca desligarlo como miembro de la  banda y cómo responsable de haber liberado zonas y sólo plantearía la participación del policía como encubridor, al adquirir objetos producto de los robos.